Procesión de las 100 Doncellas de Sorzano, donde tributo, rito y culto se unen

Ponerle un titulo a la Procesión de las 100 Doncellas de Sorzano, no ha sido una tarea fácil. Quizá leer este título tan largo llame tu atención o te produzca cierta perplejidad tanto por lo largo del mismo como por lo de las 100 doncellas. No ha sido fácil encontrar un titulo para la Procesión... Ver Artículo


Ponerle un titulo a la Procesión de las 100 Doncellas de Sorzano, no ha sido una tarea fácil.

Quizá leer este título tan largo llame tu atención o te produzca cierta perplejidad tanto por lo largo del mismo como por lo de las 100 doncellas. No ha sido fácil encontrar un titulo para la Procesión de las 100 Doncellas de Sorzano.

Pensar y escribir los títulos para los artículos puede ser una tarea agotadora, ya que tienes que unir, a la propia descripción de la celebración, las características que lo convierten en diferente y singular; además, hay que hacerlo breve y conciso pues creo que con este título se resume bien la fiesta de la que hoy te hablo; conciso es, otra cosa es que sea breve.

Un tributo que hubo que pagar, un rito que anuncia un cambio y un culto a una imágenes que son llevadas en procesión.

Procesión de las 100 Doncellas de Sorzano- La Rioja-Tradicion

(foto: Carlos Andrés)

Tributo de las 100 Doncellas

Según la Real Academia Española, en su tercera acepción, un Tributo es una carga continua u obligación que impone el uso o disfrute de algo.

A lo largo de la historia, ha sido habitual pagar tributos por diferentes razones; la causa que se le atribuye al Tributo de las Cien Doncellas era que Mauregato (hijo bastardo de Alfonso I) debía pagar una compensación a Abderramán I de Córdoba por la ayuda prestada por éste para derrotar a Alfonso II el Casto, rey de los Astures.

Además de por el apoyo suministrado, se acordó pagar un tributo de 100 doncellas para que Abderramán dejase tranquilo a Mauregato en su Reino.

A partir de ahí, estos hechos que tienen mucho más de leyenda y mito que de realidad, se han ido incorporando a otras batallas libradas en la época de la Reconquista entre moros y cristianos, entre ellas la famosa Batalla de Clavijo.

Procesión de las 100 Doncellas de Sorzano- La Rioja-Tradicion

(foto: Carlos Andrés)

La Batalla de Clavijo se libró por la negativa del Rey Ramiro I a pagar los tributos que se habían ido pagando a los Emires Árabes; entre ellos destaca el de las 100 Doncellas. Se produjo una gran batalla donde el Rey Ramiro salió victorioso gracias a la presencia del Apóstol Santiago montado en su caballo. Desde aquel día, uno de los impuestos debidos a un rey musulmán se pagó con un voto (compromiso de peregrinar a Santiago y realizar ofrendas) a un apóstol cristiano que se convirtió en el mito de Santiago Matamoros.

Recapitulando, apreciado lector: estos hechos tienen mucho de mito y leyenda y poco de hechos históricos probados. Además, te recuerdo que estos hechos siguen el mismo esquema formal y de secuenciación que otros mitos históricos que han usado esta forma de contar las cosas para trasmitir unos valores concretos a su población en una época de cambios. Te recuerdo también, que al principio estos relatos míticos tenían lugar en sociedades paganas y que más tarde la Iglesia tomó prestada esa forma de narrar acontecimientos y la ocupó de personajes e historias suyas.

Procesión de las 100 Doncellas de Sorzano- La Rioja-Tradicion

(foto: Carlos Andrés)

Rito de Iniciación o tránsito hacia el Matrimonio

Un rito iniciático generalmente acarrea la consecución, de forma satisfactoria, de alguna prueba. Muchos personajes míticos se han forjado gracias a la superación de continuos ritos iniciáticos, convirtiendo al personaje en un ser mítico transformándolo además en un modelo de iniciación.

El rito que las Cien Doncellas de Sorzano viven, es un rito de iniciación, en este caso preparación para una nueva etapa de la vida: el matrimonio.

Este rito que todas estas jóvenes viven en la actualidad, pretende exaltar un estado que las jóvenes tienen y que perderán cuando contraigan matrimonio: el valor de la virginidad.

Procesión de las 100 Doncellas de Sorzano- La Rioja-Tradicion

(foto: Carlos Andrés)

Antiguamente, este rito estaba más relacionado con los ritos de iniciación ligados a la fecundidad, donde las sociedades paganas daban gracias porque los ganados iban a tener buenos pastos y los agricultores buenos alimentos.

Siendo esto así, en la zona de  Sorzano y los pueblos limítrofes, como en otros lugares y sociedades, siempre han existido dos grupos sociales, por un lado pastores y por otro agricultores.

Además, estas dos sociedades se han visto representadas por dos árboles o arbustos bien diferentes que les han proporcionado un simbolismo diferente: el Roble y el Acebo.

Es en esta forma de dar las gracias y bendecir los campos para que traigan buenas cosechas y buenos pastos donde está el origen de la procesión que da lugar al culto de dos imágenes que representan a dos Vírgenes.

Procesión de las 100 Doncellas de Sorzano- La Rioja-Tradicion

 (foto: Carlos Andrés)

Procesión de las 100 Doncellas de Sorzano, culto a dos imágenes

Como te comentaba hace un momento, dar las gracias y bendecir los campos era, en su origen pagano, la motivación principal de esta celebración. Más tarde, los diferentes pueblos de la zona organizaban una romería hasta la ermita de la Virgen honrada  “La Hermedaña”. Una vez allí, se hacia una comida a base de carne y se repartía también entre los pobres. La celebración común fue perdiendo el sentido; el culto dejó de ser común y más tarde la ermita cayó en ruina.

Procesión de las 100 Doncellas de Sorzano- La Rioja-Tradicion

(foto: Carlos Andrés)

Hoy día, la Procesión de las Cien Doncellas consiste en una comitiva, que parte de la Iglesia parroquial con la imagen de La Hermedaña hasta la ermita de la Virgen de Roble. La comitiva la encabezan las Cien Doncellas que portan ramas de acebo, acompañadas por un grupo de danzantes a los que dirige un personaje con pinta de arlequín que se llama Cachiberrio.

Procesión de las 100 Doncellas de Sorzano- La Rioja-Tradicion

(foto: Carlos Andrés)

Al llegar a la ermita y en una explanada, colocan las dos imágenes, la de la Virgen de La Hermedaña y la de la Virgen del Roble. En ese momento se celebra una ceremonia donde se ensalzan los valores de la Virginidad. Estas cien Doncellas, después de este rito, se convierten en portadoras de fecundidad, esto es, casaderas.

Para terminar,una vez finalizada la ceremonia, la comitiva emprende un camino de regreso hasta la parroquia con la imagen de la Virgen del Roble.

Vía|Funjdiaz

Más Información| Vallenajerilla

 “La foto de cabecera y la foto que ilustra este post se han publicado gracias a la cesión de Carlos Andrés “

Alfonso Bermejo
Soy autor y fundador de este blog, actividad que realizo con pasión y dedicación ya que cuando algo te gusta y apasiona no importan las horas que le dediques a ello. Me gusta observar y conocer con la curiosidad de un niño: el origen de una tradición, la pasión de unas fiestas, las particularidades de una costumbre, el simbolismo de un rito.
Alfonso Bermejo
Alfonso Bermejo
Alfonso Bermejo

Latest posts by Alfonso Bermejo (see all)


  1. Jose Marcos says:

    Muy buena tu nota Alfonso sobre este acontecimiento que tuve ocasión de presenciar este año en Sorzano donde tenemos familiares. Felicitaciones

    • Hola Jose,
      Bienvenido a Tradiciones y Fiestas.
      Muchísimas gracias por tus palabras que nos sirven de motivación para continuar con este trabajo que tanto nos apasiona.
      Una suerte poder presenciar este rito que todavía se mantiene en Sorzano.
      Saludos,
      Alfonso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.